1 jun. 2008

Novedades de Michael Kiske

El cantante alemán Michael Kiske acaba de lanzar su álbum Past In Different Ways a través de Frontiers Records. En el disco Kiske repasa y reversiona música de su pasado.

La lista de temas es:

You Always Walk Alone, We Got the Right, I Believe, Longing, Your Turn, Kids of the Century, In the Night, Going Home, A Little Time, When the Sinner, Different Ways.

Acompañaron a Michael (voz, guitarras) Karsten Nagel (batería), Sandro Giampietro (guitarras), Fontaine Burnett (bajo), Hanmari Spiegel (violines, piano), Georg Spiegel (trombones, acordeón) y Benny Brown (trompeta).

Michael se refirió además a la situación de la industría discográfica:

Si alguien paga dinero por un CD hoy en día, especialmente entre los más jóvenes, lo/a miran como si estuviera loco/a. "Te lo puedo grabar", le dicen, o si les gusta un tema, preguntan "¿dónde puedo bajarlo gratis?", etc. La ignorancia social aquí es notable. Cientos de miles de personas que solían trabajar para las discográficas, editoriales, etc. perdieron sus empleos y cada día más gente se suma. En todas partes los músicos no pueden seguir trabajando como profesionales.

La copia y descarga ilegal de música se ha vuelto tan insana que es casi imposible producir buenos discos y, especialmente los músicos más idealistas, que no quieren convertirse lisa y llanamente en las "putas de la industria", enfrentan tiempos difíciles hoy en día. Muchos se vuelven "guerreros del fin de semana", no tienen opción, y dado que nuestras energías son siempre limitadas, la calidad de la música lo mostrará tarde o temprano. Pero a nuestras nuevas generaciones parece no importarle. Siempre encuentran excusas baratas como "los músicos son todos ricos de todos modos", etc. Eso es una tontería para la mayoría de los músicos, pero aunque sea cierto para las bandas y músicos más exitosos, no hace gran diferencia, porque si una banda grande como U2 ya no vende los suficientes CDs, perderá sus contratos también. Y no deberíamos esperar que cada banda cree su propio sello simplemente porque tengan el dinero para hacerlo. ¿Y por qué deberían hacerlo si nadie cree que valga la pena comprar sus CDs?. Entonces, aún si algunos músicos son ricos, podrían no tener riesgos en su vida privada, pero cesarán de hacer CDs si no venden: entonces está en peligro el que podamos tener su música.

Pero sin importar lo que yo diga aquí, a las nuevas generaciones parece no importarle. Parece que no queda sensatez social. Si ellos pueden ahorrarse unos mangos, se roban la música que quieren escuchar, sin importar nada. Esas generaciones ya no aprecian las buenas producciones musicales, por lo que la música fast-food es la solución que encontró nuestra industria musical. Ya que (casi) nadie compra más CDs, los sellos más grandes comenzaron a "diseñar" por completo los llamados "artistas" para sus mercados para maximizar sus ventas aún más. Pero los sellos y los mercados nunca "diseñarán" a los músicos o la música . Los músicos libres harán música auténtica y los sellos deberán crear mercados para ellos. Ésta es la única manera para que exista una cultura musical saludable.

Cuando lanzás un álbum, claro que ese álbum se convierte en un producto, pero la música en sí misma nunca debería ser sólo un producto, diseñada con una mente que especule con el mercado. La música debe siempre ser una expresión libre del corazón. Si no seguís a tu corazón con tu música, tu música no tiene corazón. Así de simple.

Pero dado que lo opuesto a lo que está artísticamente bien se convirtió en la regla, la mayor parte de la música exitosa de hoy en día no es más que una truchada sin corazón técnicamente bien hecha, productos genéricos con un alma monetaria detrás de varias máscaras (y eso se aplica a todos los estilos musicales y escenas). Quizás los músicos que no tienen apoyo suficiente de los amigos de su música deberían dejar de producir discos por completo y sólo tocar en vivo hasta que la producción de discos sea apreciada nuevamente. Muy a menudo ni vale la pena tomarse la molestia. Si nuestras nuevas generaciones no pueden (o quieren) mantener viva una fructífera cultura musical y prefieren matarla de hambre lentamente, simplemente no se merecen la música.

Como productor discográfico generalmente no me gustan los MP3. Por eso no soy amigo de las descargas de música como un todo (incluida la música descargada legalmente). Eso es porque el MP3 simplemente suena horrible. Aún suena impresionante al ver la compresión de datos, pero comparado con el original los armónicos desaparecieron, los agudos se distorsionan y toda apertura desaparece. Deberíamos habernos movido hacia el SACD (5.1) en vez de retroceder en calidad hacia el MP3.

En la era de las descargas de Internet también perdimos otros bellos aspectos de nuestra cultura musical moderna. Pienso en las tapas, el arte, las letras, el orden de los temas, los álbumes conceptuales, etc. Recuerdo cuando era más joven y me compraba un disco, había a veces una canción que no entendía (que no me gustaba) de entrada. Pero luego de un tiempo resultaba ser una perla. Y si la gente hoy sólo baja lo que le gusta (lo que entiende) de entrada, el elemento cultivador de aprender algo nuevo en la música está desapareciendo por completo. Así es como Mamón lentamente corrompe toda la verdad y los valores de nuestra cultura.


Por otra parte, Kiske esta trabajando en el segundo disco de Place Vendôme. La producción comenzó bajo la dirección de Dennis Ward en Karlsdorf (Alemania). Kosta Zafiriou (batería, Pink Ceam 69) y Gunther Werno (teclados, Vanden Plas) tocarán en el disco. Colaboraron con las composiciones Ronny Milianowicz (Primal Fear), Torsti Spoof (Leverage) y Robert Sall (Work of Art). El disco será lanzado por Frontiers a fin de año.

Los temas son:

Surrender Your Soul, Completely Breathless, A Scene In Reply, Dancer, Changes, Believer, Streets of Fire, Follow Me, I’d Die For You, Set Me Free, Valerie.

No hay comentarios.: