9 abr. 2009

Mikael Åkerfeldt habla sobre la gira latinoamericana de Opeth

El cantante y guitarrista Mikael Åkerfeldt publicó en su blog algunas impresiones sobre la reciente gira latinoamericana de Opeth:

¿Dónde estuviste toda mi vida...

... Buenos Aires?. ¡Te amo!. Sí, es como que me enamoré de la ciudad, ¡absolutamente asombrosa!. Definitivamente puedo imaginarme allí con mi familia de vacaciones por unas semanas.

Bueno, recientemente regresé de la gira latino/sudamericana. Fue tan divertida que ni siquiera puedo empezar a contarles. Comenzamos en Monterrey (México) y la onda de ese show resonó a lo largo de toda la gira. ¡Todos los shows fueron geniales!. Nuestro calendario de vuelos fue muy ajetreado, como mínimo.

México fue todo fantástico, mucha gente. Agotado en Monterrey, agotada la primera noche en Ciudad de México, que fue un show mágico, tuvimos otras 1500 personas (vendimos más de la mitad) en la segunda noche en el mismo local, que fue otra noche mágica. La comida fue maravillosa, los fans fueron maravillosos... en general... sí, ¡fue maravilloso!. ¡¡Gracias!!.

Luego, Bogotá (Colombia). El hotel no tenía un bar, lo que tuvo a todo el equipo como unos gruñones hijos de puta, semi-alcohólicos como somos. El show fue genial, y el llegar ahí fue interesante. Estábamos yendo a través del centro de Bogotá cuando de repente la gente comenzó a correr hacia nosotros a través de las calles. Vimos gases lacrimógenos o algún tipo de bombas de humo que se activaban y aparecieron los militares. Aparentemente habíamos quedado atrapados en el medio de una manifestación callejera. Un poco atemorizante, sí, pero ¡guau!... interesante de todas maneras. El paisaje alrededor de la ciudad era maravilloso, pero sólo lo vimos desde dentro del coche.

El show fue genial y la gente fue súper amable con nosotros. Mucha gente vino a vernos... ¡mil gracias!.

Luego viajamos a Buenos Aires (Argentina) vía Lima (Perú) (tuvimos un descanso allí). El promotor nos llevó a cenar, lo que estuvo genial. Comimos bife al roquefort con puré, que estuvo 5 sobre 5 nada menos. ¡Guau!. Luego tuve que hacer algo de promoción del show en la radio Rock & Pop. El conductor me daba de tomar cerveza todo el tiempo y me puse un poco borracho... ahí mismo, en el aire.

Encantadora ciudad, un show fantástico. Tuvimos toda clase de percances y fue más que caluroso. Parecíamos recién salidos de la ducha después, pero fue el show más "divertido" de la gira y de hecho uno de los que más disfruté últimamente.

Luego Chile y Santiago. Éste fue un viaje estresante. Siempre salimos de los hoteles temprano a la mañana, cerca de las 4, y éste no fue una excepción. Dormimos un poco en nuestro hotel e incluso nos las arreglamos para probar el soberbio buffet que servían antes de salir a las apuradas para el local. Éste fue el show más grande de la gira con algo menos de 4500 personas, creo. Fue putamente asombroso. ¡La gente chilena es ruidosa!. Tuve como quince escalofríos en todo el cuerpo durante el show. ¡Espectacular!. Lamentablemente tuvimos que partir casi inmediatamente después del show para ir a São Paulo (Brasil).

Siempre tenemos algunos fans que nos saludan en el aeropuerto, lo que siempre es agradable. La gente fue tan amable con nosotros.

São Paulo fue caluroso y húmedo, definitivamente la ciudad más calurosa de todas. Los promotores nos llevaron a un almuerzo típicamente brasileño, con tirsa de carne cortadas directamente de la parrilla por mozos que caminaban por ahí con distintos tipos de carne [espeto corrido]. Delicioso. Tomamos cerveza local que estaba buena también.

Dormí una siesta en el hotel y cuando llegó la hora del show, estaba lloviendo a cántaros. Quiero decir, nunca vi tanta lluvia en mi vida. No podía ver ni el cemento en las calles, parecía que estábamos atrapados en las putas cataratas del Niágara. Cuando llegamos al local vimos que el techo no estaba completamente impermeabilizado, por lo que tenía gotas de agua que me caían mientras gritaba. Montones de problemas técnicos durante el show, pero la pasamos genial de todos modos, y a la gente pareció encantarle el show... memorable por cierto. Siempre estuve interesado en Brasil desde chico. Nuestro primer baterista Anders [Nordin] nació en Brasil y él me había contado del lugar.

Luego tuvimos otro interminable vuelo de regreso a casa... el primero duró once horas, y si nunca hicieron un vuelo largo como ése puedo decirles que es tan putamente aburrido y poco saludable. Los pies se hinchan (toman un aspecto muy raro) y básicamente te sentís como un zombi por días... y encima de eso el jetlag, por supuesto.

Finalmente quiero dar un gran "gracias" a toda la gente que vino a vernos, que trabajó para nosotros y que nos cuidó en este pequeño viaje. La pasamos muy bien y esperamos volver pronto.

Hoy le voy a comprar a Melinda [la hija de Mikael] unas zapatillas de fútbol y mañana partimos a Grecia y después Turquía. Seguro será genial.

¡Cuídense (como siempre), amigos!.

Mike


Imagen © Rock & Pop

No hay comentarios.: