29 may. 2010

Recuperan el "Bass of Doom" de Jaco Pastorius

El famoso Fender Jazz Bass del bajista Jaco Pastorius fue recuperado por su familia gracias a la intervención del bajista de Metallica Robert Trujillo. Éste es el comunicado publicado en el sitio de la banda, con los detalles de la historia:

Jaco Pastorius es considerado desde hace mucho como uno de los más influyentes bajistas de todos los tiempos (si no el más) y, como algunos de ustedes sabrán, es el héroe personal de Robert. Entonces, al oír de pasada en una conversación telefónica que el legendario "Bass of Doom" había reaparecido tras estar desaparecido por más de veinte años, pero que estaba embrollado en una fea batalla legal, Robert instintivamente se ofreció para asistir a la familia Pastorius en su recuperación. El final feliz es que el bajo está con Robert y la familia Pastorius... una verdadera pieza de historia musical.

Como muchos otros grandes de la música, Jaco Pastorius murió joven, [con] sólo 35, pero su legado ha sobrevivido a la prueba del tiempo. Con sus técnicas pioneras, sus actuaciones carismáticas y escandalosas y su estilo inconfundible y singular, Jaco dejó tras de sí un legado musical que ha inspirado e influido a varias generaciones en todo el mundo. Por medio de su debut autotitulado, aclamado por la crítica, su obra innovadora con el grupo de jazz fusión Weather Report, cuyo álbum Heavy Weather es uno de los álbumes de jazz más vendedores de todos los tiempos, y con sus colaboraciones con la cantautora Joni Mitchell, la reputación e influencia de Jaco llegaron a permear muchos estilos y géneros musicales.

El legendario "Bass of Doom", apodado [así] por Jaco mismo, es un Fender Jazz Bass '62 al que Jaco le quitó los trastes y cuyo mango revistió con [resina] epoxi náutica. Este bajo personalizado fue el único instrumento sin trastes con el que Jaco grabó en toda su carrera hasta que fue robado en un banco de plaza en Manhattan en 1986. A pesar de los reiterados intentos de parte de amigos y familiares para localizarlo, se desconocía el paradero del famoso bajo hasta que apareció en 2006 en una pequeña tienda de guitarras en el West Side. Desafortunadamente el dueño de la tienda se negó a devolverlo a la familia Pastorius, lo que derivó en tediosas disputas legales. Casi dos años pasaron hasta que Robert pudo sumarse y ayudar a que la familia arreglara el caso y recuperase el control sobre el preciado bajo de su padre. Cuando le preguntamos acerca de su participación, Robert comentó: "tenía una fuerte sensación de que era lo que había que hacer por Jaco y la familia, costase lo que costase".

1 comentario:

Raziel dijo...

Genial noticia y que bueno que regresara a su familia.